Loading...

Los datos permitirán a las aseguradoras recuperarse más rápido de la crisis

La crisis del Covid-19 ha golpeado duramente a la industria de los seguros. No sólo han aumentado significativamente las reclamaciones en muchas aseguradoras, sino que también han bajado los rendimientos de los bonos y las inversiones, dejando a muchos con déficits sustanciales. Sólo en Reino Unido, la Asociación de Aseguradores Británicos (ABI) espera que el total de reclamaciones debidas a la crisis alcance los 1.200 millones de libras de las pólizas de viajes, interrupción de negocios y eventos. Aunque todavía no se conoce la cifra total, también se espera que aumenten las reclamaciones fraudulentas, lo que afectará aún más al sector.

Por lo tanto, es esencial que los aseguradores hagan pleno uso de todos los instrumentos disponibles para protegerse ahora y planificar el futuro. Posiblemente la manera más efectiva de hacerlo es con datos. Ya es un componente básico de cómo las aseguradoras manejan su exposición al riesgo, los datos y la información obtenida de las herramientas analíticas. Y es que los datos tienen la capacidad de mitigar el daño que el Covid-19 podría tener en la industria.

 

Gestión eficaz de las reclamaciones y prevención del fraude

En una recesión es probable que, ante la desesperación, los consumidores recurran a medios fraudulentos. Defraudar a las aseguradoras mediante reclamaciones falsas suele considerarse un delito menor. No sólo las aseguradoras sufren, sino también los consumidores, ya que tienen que pagar primas más altas para compensar esas acciones fraudulentas. Esas actividades ya tienen lugar en períodos más tranquilos, pero en los tiempos económicos convulsos este problema se agrava. Es que es fundamental gestionar estos riesgos de manera eficaz. Mediante mejores estrategias de detección y gestión de fraudes, complementadas por motores de análisis que pueden detectar rápidamente las anomalías en la actividad de un asegurado en otro lugar, los aseguradores pueden tomar medidas para protegerse y mitigar las amenazas.

Adaptar los modelos de datos a la nueva normalidad

Las aseguradoras ya utilizan de forma recurrente el uso de datos para configurar su exposición al riesgo en todas las carteras. Ya sea que se trate de evaluar el potencial de daños de edificios y vehículos, la interrupción de los viajes o incluso la probabilidad de pérdida de vidas, la información generada por los equipos de modelización de riesgos permite a los aseguradores tomar decisiones válidas e informadas.

Sin embargo, la “nueva normalidad” podría tener un efecto adverso en estos modelos. Normalmente basados en datos históricos de primera mano, los equipos de modelización van a necesitar muchos más recursos para ayudarles a generar el conocimiento necesario. Esto podría significar un mayor acceso a los datos que permitan trazar un mapa de eventos similares en cien años, o el impacto financiero de la interrupción de los viajes en una industria específica, de modo que puedan guiar a los suscriptores para juzgar con precisión el nivel de riesgo frente a los requisitos de las primas. Por lo tanto, los datos de terceros serán clave para desbloquear el conocimiento de cómo puede ser el futuro y las oportunidades que se presentan en él.

Utilizar los datos para recuperar el crecimiento

Los datos ya son una herramienta poderosa para proteger del riesgo a una compañía de seguros, pero también pueden potenciar el crecimiento y las oportunidades de adquisición de clientes. Con muchos países confinados y con bloqueos económicos, la digitalización se ha convertido en la única manera de que las marcas lleguen a ellos, incluidas las aseguradoras. Y, como muchos consumidores buscan recortar lo que consideran gastos innecesarios, es más probable que conserven los servicios de las marcas que los apoyan activamente.

El análisis puede ser una herramienta poderosa para reducir el impacto en las aseguradoras. La compañía inglesa Admiral, por ejemplo, ha utilizado los datos como una valiosa herramienta para la retención de clientes. Después de un análisis que demostró una disminución significativa del número de siniestros de automóviles, proporcionó una rebaja a todos los asegurados como medio para alentar a los consumidores a mantenerse fieles. Esta actividad de comercialización basada en los datos creó una ganancia tanto para el cliente como para el flujo de ingresos a largo plazo de Admiral.

Si bien es posible que la opción de la rebaja no esté disponible para todos, hay otras formas de proteger la base de clientes. La creciente tendencia hacia la comodidad del cliente y la auto gestión las 24 horas del día puede aprovecharse fácilmente para facilitar el proceso de gestión de sus pólizas.