Loading...

La analítica avanzada, clave para que los retailers sobrevivan online

La industria del retail a nivel mundial se enfrenta a graves problemas a raíz del Covid-19. Con muchas tiendas cerradas en todo el mundo y los consumidores luchando con las incertidumbres relativas a su salud y su economía, la afluencia a las tiendas se encuentra en un mínimo histórico sin precedentes. Sin embargo, este momento de cambio crítico también supone grandes oportunidades en la que muchas empresas podrían salir con un modelo fortalecido.

Inevitablemente, el confinamiento general de la población ha sacudido a las tiendas. Un estudio de Forrester sobre la situación del retail predice que en 2020, las ventas al por menor a nivel mundial se contraerán en un 9,6%, mientras que las ventas de comercio electrónico se mantendrán estables. Por supuesto, la naturaleza, el horizonte y la escala del impacto de la crisis en la industria minorista dependerá del tipo de bienes o servicios ofrecidos. Con una situación de incertidumbre económica en alza, los bienes de lujo serán los primeros recortarse, pero se espera que los sectores que cubren los elementos esenciales de bienes de consumo en rápido crecimiento crezcan durante la crisis.

Los próximos meses serán críticos, y los retailers tendrán que aprovechar todas las herramientas y oportunidades disponibles si quieren ser resistentes a lo que probablemente será un período convulso. Los datos serán clave para hacer realidad esas oportunidades de recuperación al proporcionar una valiosa información sobre el comportamiento y las intenciones de los clientes, ya que también buscan maneras de sobreponerse en la “nueva normalidad”.

Aprovechar lo digital para el crecimiento a largo plazo

A medida que los consumidores están confinados, el COVID-19 está acelerando el cambio en el mercado retail hacia las ventas online. El comercio electrónico ya estaba en auge antes de la crisis, y ahora también se prevén ganancias masivas en los servicios de entrega de comercio electrónico para tiendas de alimentación y restaurantes.

Las epidemias del pasado ya han demostrado las oportunidades que las crisis mundiales pueden presentar a los retailers. La pandemia de SRAS de 2002-2004 catalizó el crecimiento meteórico de una empresa de comercio electrónico entonces pequeña llamada Alibaba, y contribuyó activamente a su ascenso a la vanguardia del comercio minorista en Asia. Fue una ansiedad subyacente por los viajes y el contacto humano lo que impulsó el rápido crecimiento del minorista al estimular el movimiento generalizado de la compra en tiendas físicas a la compra online y, por lo tanto, ampliar la base de clientes de manera exponencial.

Ahora es una oportunidad igualmente prudente para que los retailers fortalezcan sus prácticas de incorporación digital y aprendizaje automático (ML), al tiempo que invierten en sus capacidades digitales para el futuro. El rápido despliegue y la mejora de la captación de clientes digitales y de los canales de distribución diversificados serán vitales, al igual que el acceso a datos y modelos fiables, en particular para reforzar las estrategias de crecimiento de los retailers online.

El conocimiento de los clientes nunca ha sido tan fundamental para el rendimiento del negocio, y los retailers que quieran ir varios pasos por delante tendrán que analizar diariamente datos transaccionales y alternativos para seguir y comprender los comportamientos y hábitos de compra de los clientes a medida que tengan lugar.

Mitigar los riesgos de las compras online

Además de facilitar una poderosa comprensión de los clientes, la transición a la tecnología digital traerá consigo un rápido crecimiento de la demanda de soluciones para la detección de fraude y la evaluación de riesgos, y se espera que los retailers estén preparados. La analítica avanzada es una primer paso para que los retailers busquen mejorar drásticamente la eficacia y la eficiencia de su gestión del fraude a medida que sus clientes acuden a la red.

Dado que los consumidores online buscan cada vez más opciones de compra en formato auto servicio, existen varias técnicas analíticas avanzadas para ayudar a que los retailers evaluar mejor los riesgos de crédito y de fraude. Éstas incluyen el uso de fuentes de datos transaccionales y alternativos -como los medios sociales, los datos de uso del teléfono, la ubicación del usuario y el historial de compras- para autenticar las transacciones y verificar las identidades en tiempo real.

También está previsto ampliar la inversión en una serie de capacidades, como los sistemas de alerta temprana y los activadores, las colecciones digitales y la cooperación con las empresas de cobro de deudas. Sin embargo, como se prevé que se produzcan pérdidas de ingresos y aumenten los niveles de riesgo operacional, el sector minorista seleccionará sus inversiones con prudencia.

La mayoría de los retailers consideran que el desarrollo de capacidades analíticas internas es una opción costosa, y muchos se beneficiarían de estrategias de subcontratación para ayudar a proporcionar la combinación adecuada de capacidades internas y externas. Al acercarse a sus actividades analíticas avanzadas y recurrir a las plataformas basadas en la nube para modelar los riesgos y las estrategias, los retailers estarán en mejores condiciones de mantener la rentabilidad de la adquisición de clientes, al tiempo que impulsan sus propias eficiencias operacionales.

A la altura de las crecientes expectativas de los clientes

Con la tecnología móvil desempeñando un papel cada vez más fundamental en nuestras vidas, las expectativas y comportamientos de los clientes están en constante evolución. A medida que la pandemia hace estragos en la disponibilidad de existencias, los clientes están comprando ahora más que nunca, lo que significa que los retailers que triunfen serán los que puedan adaptarse más rápidamente para servir mejor a un mercado cambiante.

El valor de los datos es fundamental. La integración de datos con visión de futuro y centrados en el cliente puede permitir a los retailers tomar decisiones de planificación mejor informadas y ajustar las cantidades de stock según sea necesario. Con conocimientos procesables y una mayor conciencia de las expectativas de los clientes, los negocios minoristas también tendrán una mejor oportunidad de descifrar el producto correcto frente a la fórmula de precio correcta.

Por supuesto, como es probable que los cobros de pagos se vean más afectados durante una recesión, la cuestión fundamental para los retailers será cómo lograr un equilibrio entre la flexibilidad del cliente y la viabilidad comercial. En respuesta, los cobros digitales, así como la cooperación con las agencias de cobro de deudas (DCA, por sus siglas en inglés) requerirán mayores inversiones.

Las medidas podrían ir desde la adopción de opciones digitales de pago y cobro más tarde hasta la autorización de períodos de reembolso prolongados, y la incorporación de moratorias de pago a plazos. También vale la pena explorar el apoyo que los gobiernos de todo el mundo están ofreciendo a los retailers mediante la reducción de los tipos de interés de los préstamos y la introducción de moratorias de pago para los más afectados.

 

La analítica avanzada, clave para que los retailers sobrevivan online

La industria del retail a nivel mundial se enfrenta a graves problemas a raíz del Covid-19. Con muchas tiendas cerradas en todo el mundo y los consumidores luchando con las incertidumbres relativas a su salud y su economía, la afluencia a las tiendas se encuentra en un mínimo histórico sin precedentes. Sin embargo, este momento de cambio crítico también supone grandes oportunidades en la que muchas empresas podrían salir con un modelo fortalecido.

Inevitablemente, el confinamiento general de la población ha sacudido a las tiendas. Un estudio de Forrester sobre la situación del retail predice que en 2020, las ventas al por menor a nivel mundial se contraerán en un 9,6%, mientras que las ventas de comercio electrónico se mantendrán estables. Por supuesto, la naturaleza, el horizonte y la escala del impacto de la crisis en la industria minorista dependerá del tipo de bienes o servicios ofrecidos. Con una situación de incertidumbre económica en alza, los bienes de lujo serán los primeros recortarse, pero se espera que los sectores que cubren los elementos esenciales de bienes de consumo en rápido crecimiento crezcan durante la crisis.

Los próximos meses serán críticos, y los retailers tendrán que aprovechar todas las herramientas y oportunidades disponibles si quieren ser resistentes a lo que probablemente será un período convulso. Los datos serán clave para hacer realidad esas oportunidades de recuperación al proporcionar una valiosa información sobre el comportamiento y las intenciones de los clientes, ya que también buscan maneras de sobreponerse en la “nueva normalidad”.

Aprovechar lo digital para el crecimiento a largo plazo

A medida que los consumidores están confinados, el COVID-19 está acelerando el cambio en el mercado retail hacia las ventas online. El comercio electrónico ya estaba en auge antes de la crisis, y ahora también se prevén ganancias masivas en los servicios de entrega de comercio electrónico para tiendas de alimentación y restaurantes.

Las epidemias del pasado ya han demostrado las oportunidades que las crisis mundiales pueden presentar a los retailers. La pandemia de SRAS de 2002-2004 catalizó el crecimiento meteórico de una empresa de comercio electrónico entonces pequeña llamada Alibaba, y contribuyó activamente a su ascenso a la vanguardia del comercio minorista en Asia. Fue una ansiedad subyacente por los viajes y el contacto humano lo que impulsó el rápido crecimiento del minorista al estimular el movimiento generalizado de la compra en tiendas físicas a la compra online y, por lo tanto, ampliar la base de clientes de manera exponencial.

Ahora es una oportunidad igualmente prudente para que los retailers fortalezcan sus prácticas de incorporación digital y aprendizaje automático (ML), al tiempo que invierten en sus capacidades digitales para el futuro. El rápido despliegue y la mejora de la captación de clientes digitales y de los canales de distribución diversificados serán vitales, al igual que el acceso a datos y modelos fiables, en particular para reforzar las estrategias de crecimiento de los retailers online.

El conocimiento de los clientes nunca ha sido tan fundamental para el rendimiento del negocio, y los retailers que quieran ir varios pasos por delante tendrán que analizar diariamente datos transaccionales y alternativos para seguir y comprender los comportamientos y hábitos de compra de los clientes a medida que tengan lugar.

Mitigar los riesgos de las compras online

Además de facilitar una poderosa comprensión de los clientes, la transición a la tecnología digital traerá consigo un rápido crecimiento de la demanda de soluciones para la detección de fraude y la evaluación de riesgos, y se espera que los retailers estén preparados. La analítica avanzada es una primer paso para que los retailers busquen mejorar drásticamente la eficacia y la eficiencia de su gestión del fraude a medida que sus clientes acuden a la red.

Dado que los consumidores online buscan cada vez más opciones de compra en formato auto servicio, existen varias técnicas analíticas avanzadas para ayudar a que los retailers evaluar mejor los riesgos de crédito y de fraude. Éstas incluyen el uso de fuentes de datos transaccionales y alternativos -como los medios sociales, los datos de uso del teléfono, la ubicación del usuario y el historial de compras- para autenticar las transacciones y verificar las identidades en tiempo real.

También está previsto ampliar la inversión en una serie de capacidades, como los sistemas de alerta temprana y los activadores, las colecciones digitales y la cooperación con las empresas de cobro de deudas. Sin embargo, como se prevé que se produzcan pérdidas de ingresos y aumenten los niveles de riesgo operacional, el sector minorista seleccionará sus inversiones con prudencia.

La mayoría de los retailers consideran que el desarrollo de capacidades analíticas internas es una opción costosa, y muchos se beneficiarían de estrategias de subcontratación para ayudar a proporcionar la combinación adecuada de capacidades internas y externas. Al acercarse a sus actividades analíticas avanzadas y recurrir a las plataformas basadas en la nube para modelar los riesgos y las estrategias, los retailers estarán en mejores condiciones de mantener la rentabilidad de la adquisición de clientes, al tiempo que impulsan sus propias eficiencias operacionales.

A la altura de las crecientes expectativas de los clientes

Con la tecnología móvil desempeñando un papel cada vez más fundamental en nuestras vidas, las expectativas y comportamientos de los clientes están en constante evolución. A medida que la pandemia hace estragos en la disponibilidad de existencias, los clientes están comprando ahora más que nunca, lo que significa que los retailers que triunfen serán los que puedan adaptarse más rápidamente para servir mejor a un mercado cambiante.

El valor de los datos es fundamental. La integración de datos con visión de futuro y centrados en el cliente puede permitir a los retailers tomar decisiones de planificación mejor informadas y ajustar las cantidades de stock según sea necesario. Con conocimientos procesables y una mayor conciencia de las expectativas de los clientes, los negocios minoristas también tendrán una mejor oportunidad de descifrar el producto correcto frente a la fórmula de precio correcta.

Por supuesto, como es probable que los cobros de pagos se vean más afectados durante una recesión, la cuestión fundamental para los retailers será cómo lograr un equilibrio entre la flexibilidad del cliente y la viabilidad comercial. En respuesta, los cobros digitales, así como la cooperación con las agencias de cobro de deudas (DCA, por sus siglas en inglés) requerirán mayores inversiones.

Las medidas podrían ir desde la adopción de opciones digitales de pago y cobro más tarde hasta la autorización de períodos de reembolso prolongados, y la incorporación de moratorias de pago a plazos. También vale la pena explorar el apoyo que los gobiernos de todo el mundo están ofreciendo a los retailers mediante la reducción de los tipos de interés de los préstamos y la introducción de moratorias de pago para los más afectados.