Loading...

Las cookies no son solo “galletas”

Son muchas las personas que desconocen qué es una cookie. También son muchas las dudas relacionadas con el universo digital y las sospechas que se levantan cuando los usuarios reciben impactos publicitarios relacionados con sus intereses, gustos y preferencias.

Por explicarlo de una forma sencilla y comprensible, al navegar por Internet, los usuarios van dejando un rastro de información, la cual se utiliza para mejorar la experiencia de navegación online, bien sea guardando información de inicio de sesión o perfilando los gustos e intereses de los usuarios.

Las cookies pueden recopilar una serie de información que nos resulte útil a varios niveles, uno más técnico y otro relativo a la actividad de usuario. Las cookies técnicas recogen información concreta, como el idioma, la ubicación, características de seguridad y otros elementos secundarios, mientras que las cookies basadas en la actividad de usuario, que requieren de su consentimiento, miden aspectos como las estadísticas de navegación, la frecuencia de acceso a una web y otros elementos como el contenido al que se accede.

Dicho esto: una cookie es un archivo de texto que recoge dicho rastro y permite mejorar y personalizar la navegación.

También es cierto que la personalización, en determinadas ocasiones, puede llegar a resultar molesta y en determinadas circunstancias la publicidad puede llegar a generar sentimientos negativos en los usuarios. No obstante, como usuarios tenemos que ser conscientes que, en la mayoría de las ocasiones (salvo en algunos servicios premium), seremos impactados por publicidad, pero las cookies permitirán que esta sea lo más relevante a nuestros gustos e intereses. Existen dos opciones para afrontar este problema, que principalmente está relacionado con las cookies de terceros.

La primera solución es borrar las cookies del navegador. Borrar una cookie es como borrar el rastro que se deja al navegar por Internet. Esto hace que los portales por los que se ha navegado pierdan la pista al usuario.

La segunda opción es configurar el nivel de permisos que queremos conceder al navegar por internet. Es como decir al navegador cómo queremos que sea el rastro que vamos dejando y para qué fines autorizamos que se utilice.

En los ajustes de todos los navegadores existe una opción que permite ajustar el uso de las cookies a las preferencias de cada usuario. A continuación, podrá verse cómo hacerlo en los principales navegadores.

Gestión de cookies en Internet Explorer:

Clic en el icono de ajustes  y en el desplegable, seleccionar opciones de internet. En la ventana emergente, la pestaña general muestra una categoría de historial de búsqueda, donde hay una pestaña en la que se permite eliminar el historial de búsqueda y las cookies, entre otras opciones.

También se puede configurar la forma en la que el navegador gestionará las cookies, permitiendo bloquear o administrar el nivel de permisos concedidos. El siguiente enlace muestra los pasos a seguir para gestionar los permisos en Internet Explorer.

Gestión de cookies en Google Chrome:

El navegador de Google también permite administrar los permisos de las cookies y también su eliminación. Puedes encontrar una guía paso a paso en el siguiente enlace, donde el soporte de Google explica todo lo relacionado con las cookies de su navegador y las distintas opciones de configuración.

Gestión de cookies de Mozilla Firefox:

El equipo de soporte de Mozilla Firefox también dispone de una página de información en la que detalla qué son las cookies, de qué sirven y cómo pueden los usuarios gestionar los permisos relacionados con las mismas. La información sobre las cookies en Firefox está disponible en el siguiente enlace. Para saber cómo borrar las cookies en este navegador se puede consultar también una detallada guía desarrollada por el soporte de Mozilla haciendo clic aquí.