Loading...

El nuevo informe de Experian revela que la explotación de los datos es una prioridad estratégica para las organizaciones

El segundo informe anual elaborado por la consultora Forrester a petición de Experian titulado “La nueva frontera: desbloquear el poder de los datos” recoge las principales tendencias y desafíos que afectan a las organizaciones. El estudio se basa en una encuesta a 590 directivos de grandes empresas de Europa, Oriente Medio y Sudáfrica.

Ya en el anterior informe “Prosperar en la era del cliente” se afirmaba la incuestionable tendencia de poner el foco en el cliente digital. El conocimiento de cliente se hace imprescindible para triunfar en la economía digital actual, de ahí que la explotación de los datos (respetando siempre la normativa en protección de datos) sea una tendencia en pleno auge.

En este nuevo informe, se observa que el objetivo no se reduce a disponer de los datos, sino que se hace necesario un aprovechamiento pleno de ellos con herramientas de analítica avanzada o a través de la automatización de decisiones, que den lugar a estrategias viables. Se centra en tres aspectos principales:

  • Analítica avanzada. Poner el foco en los datos es sinónimo de ponerlo en el cliente. Las organizaciones que, a partir de sus datos y el conocimiento extraído de ellos, lleguen a conocer al cliente y al propio negocio hasta el punto de poder actuar con celeridad serán las que se diferencien. Esto es posible gracias a la analítica avanzada y a la automatización de decisiones.

Las empresas no terminan de asimilar que el valor de los datos está en los conocimientos que de ellos pueden extraer. El 40% de los directivos todavía se guía por sus “corazonadas” a la hora de tomar decisiones estratégicas y sólo un 35% son capaces de usar la analítica. La falta de recursos y habilidades, y la seguridad y privacidad de los datos, son algunos de los obstáculos para no potenciar más el poder de éstos.

Mejorar las capacidades analíticas es, por tanto, una de las principales estrategias que están llevando a cabo las organizaciones. El 78% afirma estar aumentando sus inversiones en analítica avanzada, el 76% en tecnologías de Big data y el 71% opina que es una de las prioridades de su organización de cara a los próximos 12 meses.

  • Lucha contra el fraude. La mayor exposición al fraude supone la principal barrera para que las empresas desarrollen sus prioridades y puedan alcanzar el éxito. Muchas organizaciones no consiguen lidiar con la amenaza y complejidad del fraude actual. Tan solo el 33% afirma poder hacerle frente.

Las herramientas antifraude basadas en la compartición de datos con terceros y en procesos automatizados eficaces y fiables con modelos predictivos, permiten hacer frente a las transacciones sospechosas de fraude sin comprometer la experiencia digital. Este último punto es vital, es imprescindible que estas herramientas para detectar el fraude no causen fricciones en las transacciones con el consumidor ya que podría traducirse en una fuga de clientes. Sólo un 19% de los encuestados declara tener un método equilibrado contra el fraude.

  • Conocimiento del cliente. La era digital va de la mano de la era del cliente. Para poder ofrecer al cliente los resultados y experiencias que busca, las empresas deben haber adquirido previamente el conocimiento para llevar a cabo las acciones oportunas. Cumplir estas expectativas es posible capturando, analizando y convirtiendo en conocimiento todos los datos relevantes que le conciernan. Así podrán ofrecerle un mejor servicio en tiempo real y durante todo su ciclo de vida.

Obtener un mejor conocimiento del cliente es la principal prioridad para el 77% de las empresas. Sin embargo, la realidad es que las empresas centran más sus esfuerzos en mejorar sus propios procesos internos y no en el cliente. Los sistemas tecnológicos obsoletos y los datos dispersos del cliente son los obstáculos detectados en el estudio. Una plataforma automatizada puede poner fin a estos problemas.

Estos tres aspectos están interrelacionados. Al exprimir todo el jugo de los datos disponibles, obtendremos conocimiento relevante para detectar el fraude y ofrecer un servicio de calidad a los clientes. Es tal la importancia de la analítica avanzada y su aplicación a otras áreas del negocio que por ello cada vez más organizaciones recurren a empresas especializadas en construir, dirigir y gestionar para ellos, una amplia gama de soluciones.