Loading...

Definir el target al que nos queremos dirigir es clave para llegar a él a través de campañas digitales

Definir el target es clave en campañas digitales

Para marcas y profesionales del marketing es de especial importancia conocer con precisión el target o tipo de cliente al que deben dirigirse en lugar de lanzar sus mensajes a todo el público en general. Se trata de pensar en el cliente, solo así mejorará su experiencia y repercutirá en mejores resultados en las campañas de marketing.

El mundo de la publicidad digital está muy relacionado con ese conocimiento de cliente. Las campañas online nos permiten llegar en exclusiva al tipo de cliente deseado.

Pero para ello deberemos haberlo definido previamente en función a varias particularidades según su comportamiento y condiciones físicas: sexo, edad, lugar de residencia, poder adquisitivo, situación laboral, sus gustos y aficiones e incluso qué le molesta y le inquieta. Una radiografía lo más detallada posible.

Es interesante también realizar el mismo proceso con el caso contrario, es decir, los tipos de clientes que no nos interesan y que debemos evitar. De este modo nos ahorraremos un impacto negativo sobre nuestra marca al caer en manos del target incorrecto.

Gracias a la tecnología actual, podemos incluir todos estos detalles en nuestras estrategias de marketing online. La publicidad digital permite elegir el público al que queremos que se le muestre nuestro contenido, junto con otras opciones como el momento del día o de la semana idóneo o la frecuencia. Un avance importante respecto al de la publicidad tradicional.

Otro punto a favor, es que mientras en la publicidad tradicional la empresa pagaba por un espacio y se mostraba el mismo anuncio para todo el mundo, ahora ese espacio puede estar ocupado por diferentes anuncios y se mostrará el más adecuado en función de la persona que esté en ese momento navegando por internet. Bien de una misma marca que desee elaborar diferentes creatividades dirigidas a diferentes perfiles o incluso de diferentes marcas.

En este escenario juegan un importante papel las cookies, esos archivos que almacenan en el navegador del usuario, información acerca de su comportamiento online. Para muchos están mal vistas ya que parece que nos “espían”. Pero en realidad su objetivo está en reconocer al usuario que ya ha pasado por una web en concreto y “beneficiarle” con una navegación más acorde a su experiencia anterior. Y en el caso que nos ocupa, el de la publicidad digital, se le mostrará los anuncios más acordes a sus gustos y expectativas.

En definitiva, se trata de pagar sólo por aquellos anuncios que sean realmente eficaces y que sean entregados a las personas que queramos y en el momento que queramos, al tiempo que optimizamos presupuestos y recursos.